Enemigos del Crecimiento

La Pereza

Enseñanza la pereza Pastor B. López-Maza

ENEMIGO DEL CRECIMIENTO

-LA PEREZA-

Nosotros relacionamos la palabra enemigo con Satanás; sin embargo, no nos estamos refiriendo a ese enemigo, puesto que él ya fue vencido por Cristo, sino al contrario vamos a aprender sobre un enemigo que incluso puede llegar a ser más poderoso que el enemigo que conocemos: “nosotros mismos” podemos ser contrarios al Reino, convirtiéndonos en enemigos del Reino; muchas veces culpamos a Satanás, haciéndolo creador de muchas cosas que hoy en día se utilizan en la Iglesia (la batería, el piano, la música, etc.) y muchos creen que con decir esto se ven como más espirituales, pero no tienen claro que Satanás no es creador de nada, todo lo que sabe lo imitó y por esta razón Jesús vino a esta tierra a vencerlo. Definitivamente no estamos negando que Satanás intente atentar contra el avance del Reino, pero tenemos la autoridad poderosa de parte de Dios para nosotros detener cualquier ataque que quiera oponerse al verdadero avance del Reino. 

Hay un enemigo que muchas veces nos detiene, que no nos permite crecer plenamente en el Reino y tener un crecimiento integral o total. En ocasiones ni siquiera necesitamos algún tipo de intervención de Satanás, porque somos nosotros mismos los enemigos del crecimiento. Debemos comprender que cuando hablamos del crecimiento, hacemos referencia a lo siguiente: el Propósito de Dios, la Vida y de la Visión que Dios nos ha dado; este enemigo obstaculiza todo lo que tiene que ver con crecimiento en las diferentes áreas de nuestra vida. 

El Señor le habló a nuestro Pastor lo siguiente: “la expansión del Reino es ilimitada siempre que tu manera de creer sea ilimitada.”. Muchas veces escuchamos personas que dicen que ya no están creciendo, esto puede ser causa de admiración porque sería increíble que tan rápido esta persona haya alcanzado un crecimiento total; sin embargo, no es que ya se haya alcanzado un crecimiento total, sino que nuestra manera de creer en el Reino está limitada, por ello es que no permitimos que la expansión del Reino continúe.

Dios tiene una multiforme Gracia, es sobreabundante; es decir es profundo, infinito; sin embargo, muchos hemos creído que ya logramos alcanzar todo y ese es el primer error: el detenimiento del Reino en nuestras vidas viene como resultado de nuestra ausencia o nuestra falta de Fe, de seguir creyendo en la expansión del Reino de Dios en nuestras vidas.

Si nos ha pasado esto, es porque nos estamos enfrentando al enemigo del crecimiento: la pereza. Culturalmente tendemos a tener una pereza espiritual. Existe la pereza mental, física, espiritual y material. ¿Hemos notado que hay personas a quienes no les gusta pensar? Debemos autoevaluarnos y notar que quizá hemos llevado la pereza a muchas áreas de nuestra vida. 

¿Por qué creemos nosotros que cuando Jesús reclutó a sus discípulos regularmente éstos se encontraban ocupados? No eran tan entendidos, sino veamos a Pedro, por ejemplo, era un poco difícil tratar con él; sin embargo, tenía una característica muy particular: era muy esforzado, pasaba todo el día y la noche pescando. Hay un pasaje en la Biblia donde dice que Jesús vio que había varias barcas y si vio muchas es porque había varios pescadores ¿Por qué Jesús no escogió a otro pescador, sino que se dirigió a Pedro? Porque quizás todos los demás pescadores dormían mientras Pedro seguía pescando. Necesitamos darnos cuenta que en el Reino y en nuestras vidas, nosotros no vamos a crecer en ningún área si somos compañeros, aliados, socios de la pereza. 

Si no le damos el primer lugar a Dios en nuestras vidas, vamos a considerar que todo lo demás es muy importante menos Él y vamos a condicionarlo a que solamente vamos a dedicarle tiempo cuando podamos hacerlo. El crecimiento espiritual en nuestras vidas es algo que no está arraigado todavía de manera cultural. Si identificamos que tendemos a la pereza en nuestras vidas, nosotros comenzamos a ganar entonces una batalla, porque por primera vez estamos viendo cara a cara a un enemigo: muchas veces somos perezosos, pero cuando alguien nos dice esto, rápidamente lo negamos e incluso comenzamos a decir excusas. 

194 total views, 1 views today