Crecimiento Espiritual

El Reino de Dios

Reino de Dios Pastor B. López-Maza
  1. La enseñanza es parte esencial del crecimiento en la vida de un Hijo.

Necesitamos la enseñanza, ese ejemplo de vida para poder crecer y desarrollarnos adecuadamente.

Proverbios 22:6  “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Este proverbio también aplica en lo espiritual. Cuando nosotros somos instruidos en la enseñanza, nuestra vida comienza a estar fundada en Cristo; y cuando la vida de Cristo es el cimiento que sostiene la vida de nuestros hijos espirituales o de nuestros hijos de la carne, aun siendo mayores permanecerán en esa vida: pase lo que pase.

Efesios 6:1-4  “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

El Señor dio mucho poder a las autoridades, por eso en ocasiones quizás hemos pensado que nuestros padres tienen una habilidad para enojarnos cuando nos corrigen; sin embargo, esto es producto de la misma autoridad que ellos tienen sobre nosotros, no que su intención sea enojarnos siempre que deban corregirnos.

Romanos 8:14-16  “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.”

¿Cómo distinguimos quienes son nuestros padres? ¿Cómo sabemos quién es nuestra familia? Porque hay un vínculo que se formó entre nosotros y nuestra familia, y esto mismo sucede con la familia del Señor. En la familia del Señor existe un vínculo con El Espíritu, y en ese vínculo es necesario que nosotros crezcamos. El Señor nos envió a esta tierra para que podamos representar lo que Él es. 

¿Cómo estamos representando el Reino? ¿Verdaderamente amamos que tenemos un lugar en la familia de Dios? Nosotros representamos el Reino y la familia de Dios en esta tierra. A Jesús le preguntaban ¿cómo podemos conocer al Padre? y Él respondía: conózcanme a mí. Por esta razón es necesario experimentar la muerte a nosotros mismos, estar en procesos de formación, para que crezcamos de forma correcta: asesinando a nuestro ego, al “yo”. Que en nosotros las personas puedan ver, más de Cristo y menos de nosotros.

179 total views, 2 views today