Crecimiento Espiritual

Mente Renovada

Mente renovada Pastor B. López-Maza

Es importante que podamos darnos cuenta de la necesidad que existe en nuestra vida, de poder tener una mente renovada. Una mentalidad renovada en el Reino es fundamental, básica, uno de los pilares más importantes. El Reino nunca va a operar en mentes no renovadas; la Gloria de Dios no podrá ser habilitada en nuestras vidas y entornos, sino tenemos una mente renovada. Mientras no renovemos nuestra mente, vamos a tener cautivo el Reino y por lo tanto haremos el preso el poder del Reino por la ausencia de la renovación.

En muchas ocasiones ha sido nuestra propia mente la opresora del Reino. A veces creemos que ya tenemos una mente renovada, pero nuestros actos no lo evidencian. Cuando hablamos de una mente renovada, también estamos hablando de una mentalidad libre de opresiones, argumentos, altiveces; lo cual nos permite ser la expresión del Señor en esta tierra.

2 Corintios 10:3-5  “Pues, aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.”

En una mentalidad religiosa vamos a darnos cuenta que existe un debate; por ejemplo, si le enseñamos a alguien con esta mentalidad que es un espíritu, el primer argumento que nos da es que tiene un cuerpo; sin embargo, nadie niega que tenemos un cuerpo, pero la Biblia es clara en enseñarnos que aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; es decir, esto es muy poderoso, porque uno de los primeros pasos para iniciar a renovar nuestro entendimiento, va a consistir en que entendamos que sí estamos en el cuerpo, pero no que no andamos según la carne. 

El versículo 4 es uno de los que se han utilizado fuera de contexto, usándolo para atacar al diablo, pero la Biblia hace referencia para qué usamos nuestras armas, las cuales no son carnales. ¿Por qué el Reino en nuestras vidas no opera de manera plena? Porque en primer lugar, estamos tratando de entender y hacer el Reino según nuestra carne; y en segundo lugar queremos convertir el mundo espiritual en algo carnal; esto lo vemos por ejemplo, cuando alguien nos da una palabra donde se está declarando sanidad para nuestra vida; quizás hemos caído en el error de cuestionar esta palabra ¿pero cómo puedo yo estar sano si el doctor me dijo que me quedan pocos días de vida?: es evidente, que lo espiritual no puede ser adaptado a una manera carnal de pensar y de andar. Una mente renovada no es una mente religiosa, porque no vive razonando lo espiritual, sino creyéndolo.

Uno de los grandes problemas que hemos tenido, es no comprender que, al nacer en el Reino, es como volver a empezar de cero, nos hacemos como niños pequeños que dependen de aquello que sus padres les enseñan, instruyen, etc.; y sucede que un niño les cree a sus padres; asimismo debemos ser nosotros, porque El Señor sepulta nuestra vida antigua para darnos una nueva vida, en la cual muchos de los principios que en nuestra vida van a gobernar son los que hemos creído.