Crecimiento Espiritual

Actitudes vs Aptitudes

Actitudes vs Aptitudes Pastor B. López-Maza

1 Corintios 9:27  “sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.” Pablo era apto, pero él no solamente se conformaba con ser “apto”, sino que sabía que necesitaba actos correctos, para que todo lo que él había enseñado no quedara invalidado por sus actos. El mayor problema de la Iglesia es que más que estar dispuestos a aprender, están dispuestos a juzgar. 

El Señor le habló a nuestro Pastor respecto a lo siguiente: Jesús en el camino a la cruz nunca le pidió un milagro, porque no lo necesitaba; Él sabía que lo debía hacer era asumir con carácter y con un espíritu inquebrantable la recuperación del Propósito Eterno en ese proceso. 

“No está mal pedir un milagro, lo malo es que muchas veces pedimos un milagro para vernos más espirituales porque no queremos asumir nuestra responsabilidad”.

Gálatas 4:1  “Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;” Este versículo hace referencia a que cuando no hemos alcanzado un nivel de madurez, cometemos actos débiles. Quizás hemos escuchado personas que dicen tener varios años de estar en el evangelio, pero cuando vemos su vida, resulta ser que sus actos son débiles. ¿Si llevamos varios años en un ministerio, porqué razón nuestros actos siguen siendo tan débiles? Como Iglesia nos gusta permanecer en una condición ajena al diseño original, en donde podemos presumir de la victimización.

Necesitamos una Iglesia que sea madura, poderosa, que no sea débil, que comprenda su función, porque de lo contrario seguiremos siendo como niños que no se distinguen de un esclavo, porque siendo dueña de todo al final no puede heredar nada.

“Tenemos que avanzar a ser una Iglesia que no se jacte de ser sentida por todo. Las personas sentidas son las más susceptibles de odiar siempre a alguien”. 

En ocasiones quizás hemos asociado el pecado solo con las cosas malas, pero uno de los mayores pecados en los que constantemente vivimos es estar en una naturaleza de pecado.

Efesios 4:20-21  “Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.” Pablo enseñaba que tal como habían aprendido de Cristo, así actuaran. No dijo Jesús, él mencionó a Cristo porque en realidad Pablo no estuvo con Jesús, pero si le había sido revelado Cristo.

Ninguno de nosotros estuvo con Jesús, pero ahora somos depositarios de la vida de Cristo en nosotros: así como hemos aprendido de Él, así actuemos.